La tagua y su origen secreto, Casa tagua Alemana

La tagua y su origen secreto, Casa tagua Alemana

La historia de la comercialización de la Tagua es en verdad fascinante. El “marfil vegetal” se consolidó a finales del siglo XIX como un preciado producto de exportación, muy demandado en Europa y producido por alemanes que migraron al país en el período de entreguerras, en busca de mejores oportunidades.

La poderosa Casa Tagua Alemana (Handelgesselschaft) descubrió en Sudamérica, particularmente Ecuador, una gran fuente de abastecimiento de materia prima, lo que conllevó a la creación de diversas agencias en Manta, Bahía de Caráquez, Machalilla y Esmeraldas. El material se transportaba a bordo de veleros mercantes que navegaban desde Ecuador y atravesaban el estrecho de Magallanes para avanzar hacia las costas africanas y finalmente desembarcar en Hamburgo.

El primer cargamento de Tagua partió desde Manabí en el año 1865. A partir de ese momento se convirtió en el producto por excelencia para la fabricación de botones de calidad destinados a las firmas de alta costura. De esta manera la Casa Tagua Handelgesselschaft pasa a ser el proveedor exclusivo de la materia prima para las principales botoneras italianas.

Increíblemente el origen de la Tagua fue un secreto bien guardado por los alemanes por casi 50 años. Esto debido a la creencia errada de que el “corozo”, tan parecido al marfil animal, provenía de los cuernos de animales como era el caso de África. Es así como se creó un monopolio alemán de comercialización que obviamente incomodaba a  los fabricantes italianos, pues al no conocer la proveniencia de la misma, tenían que abastecerse de la materia prima en Alemania.

Para develar el origen de la Tagua, la familia Zanchi, prestigiosos botoneros de Milán por generaciones, decidieron enviar a unos de sus miembros más jóvenes, Giovanni Zanchi Pesenti en busca del corozo. Giovanni se embarcó hacia el continente africano, donde pasó 17 años guiado por la certeza de que los veleros alemanes remontaban en la costa de África para posteriormente dirigirse al puerto de Hamburgo. Finalmente a través de la indiscreción de un marinero ebrio obtuvo el secreto: La tagua sólo se daba en Ecuador, en Sudamérica.

Así llegó por primera vez don Giovanni Zanchi a la ciudad de Manta en 1914, donde eventualmente creó una empresa para la elaboración de botones de Tagua. Otros eventos que marcaron el fin del monopolio alemán fueron la invención de las embarcaciones propulsadas por hélices y  la apertura del canal de Panamá, que abrió las puertas del nuevo continente al mundo.

La historia de la Tagua puede ser poco conocida, pero su relevancia marcó un antes y un después para la provincia de Manabí y por supuesto, para el Ecuador.

Posted on 2013-06-24 by Ericka Uscategui Bisutería, Artesanías 0 1952

Leave a CommentLeave a Reply

Blog search

Latest Comments

Prev
Next